C Mo Formar Grupos De Bruce Lee Sobre La Vida

Redactar las conclusiones de hombres destacados El problema platónico de trabajo en equipo upn

A la semejanza de los contornos exteriores de la conducta social los motivos profundos que se esconden detrás de la necesidad juvenil en, son individuales y diversos. Uno busca en la sociedad de los coetáneos del refuerzo de la consideración de sí mismo, el reconocimiento del valor humano. Para otro es importante el sentimiento de la coparticipación emocional, con el grupo. Tercero saca que faltan la información y las prácticas comunicativas. Cuarto satisface la necesidad de dominar, mandar otros. En su mayor parte estos motivos se entrelazan y no se dan cuenta.

La excepción componen los trabajos a M.I.Lisinoy, en que el objeto de la investigación era la comunicación del niño con otras personas, comprendido como la actividad, y en calidad del producto de esta actividad actúan las relaciones con otros y la imagen y otro.

Las mismas dificultades, así como los padres, sobreviven al maestro. El trabajo del maestro en comparación con patriarcal pasado se ha complicado visiblemente, y es difícil tener que hacer especialmente con los alumnos de la clase superior. Y no porque los muchachos o el maestro del acero es peor, y por eso que planteado a aquellos y otros las exigencias se hacían más contradictorias.

Los rasgos de las relaciones interpersonales entre las personas que se encuentran en las relaciones de la subordinación, ejercen la influencia esencial en el carácter de la motivación, el nivel de la consideración de sí mismo, la capacidad de la autoregulación de las personas que se encuentran en la posición subordinada o dependiente.

Pero la necesidad de la amistad con los coetáneos es aún más fuerte. La proximidad psicológica con los amigos, la medida de la comprensión, atribuida por ello, y propia franqueza con ellos es las juventudes máxima, considerablemente superando todas otras relaciones recíprocas. Del amigo el alumno de la clase superior espera las apreciaciones no sólo máximamente próximo a su propia autoestima, sino también que superan ella. Esto significa que la amistad cumple la función especial del mantenimiento de la consideración de sí mismo de la persona.

De los factores de la socialización examinada por separado, más importantes e influyente había y hay una familia paternal como la célula primaria de la sociedad, que influencia el niño prueba antes a todo, cuando él es más susceptible. Las condiciones familiares, incluso la condición social, la profesión, el nivel material y el nivel de la formación de los padres, predeterminan en parte considerable el camino de la vida del niño. Excepto la educación consciente, orientada hacia un objetivo, que le dan los padres, el niño es influido por toda la atmósfera intrafamiliar, y el efecto de esta influencia se acumula con lo años, refractando en la estructura de la persona.

Las relaciones de las personas presentan la realidad de tipo especial, que no es reducida ni a la actividad común, ni a la comunicación, ni a la interacción. La importancia subjetiva y fundamental de esta realidad para la vida de la persona y el desarrollo de su persona no llama las dudas.

El valor psicológico de la amistad juvenil está determinado que es al mismo tiempo la escuela del autodescubrimiento y la escuela de la comprensión de otra persona. Muy con interés por eso, que tipo alter ego escogen los alumnos de la clase superior.

Las relaciones recíprocas mejores de los alumnos de la clase superior con los padres se forman habitualmente entonces, cuando los padres siguen el estilo democrático de la educación. Este estilo contribuye al máximo grado a la educación de la independencia, la actividad, la iniciativa y la responsabilidad social. La conducta del niño se dirige en este caso sucesivamente y al mismo tiempo es flexible y es racional:

Al mismo tiempo la relación es inseparablemente vinculada a la acción. Engendra la acción, se cambia y se transformará en funcionamento y se forma y surge en funcionamento. El sentido personal es y que forma las conciencias (que precede, como es conocido, a la acción) y la característica principal de la acción, y su resultado. La relación recibida puede ser la fuente de la acción, y su producto, pero puede y no ser, ya que ni mucho menos siempre la relación se expresa en la actividad exterior.